martes, octubre 06, 2009

LA CIENCIA EN ESPAÑA NO NECESITA TIJERAS...



Una vez más me alzo de mi letargo por una buena causa o, mejor dicho, por una causa casi más perdida que los pirados de Lost: la ciencia en España. ¡Vamos a mover la isla!, dijo Benjamin, y al parecer ésta va a ser la única solución para muchos científicos: trasladarse a otra dimensión o, si esto no se les da bien, a otro país, como ya es tradición. Sin haberlo deseado, me ha salido un pareado*:

trasladarse a otra dimensión o,
si esto no se les da bien,

a otro país, como ya es tradición



*admito que en realidad no es un pareado sino un soneto. Un soneto corto y contrahecho, a decir verdad.

En fin, que una vez más el gobierno ha mostrado su falta de previsión y de valentía ante una crisis cantada, fruto del desarrollo insostenible de los últimos 15 años. O tal vez fue oportunismo, ya que mantener la euforia les permitió "vivir de renta" una legislatura y mantenerse en el poder a base de repartir cheques en blanco (tan en blanco que por no tener no tienen ni fondos). Y ahorra, cómo no, le toca pagar a los de siempre. Así está claro que seguiremos con la tradicional dicotomía económica española:

Ladrillo sí = euforia
Ladrillo no = crisis

Porque sin investigación el único sostén económico de un país es la producción y la especulación, ambas carne de cañón para las crisis (que tarde o temprano había de llegar). Sin olvidar su valor cultural. Y luego algunos hacen como que se sorprenden al ver que otros países se están recuperando ya de la crisis, cuando aquí aún no hemos tocado fondo. No se trata sólo de una mala gestión del gobierno (único responsable, eso sí, de malbaratar fondos públicos en vísperas de una crisis más que predecible). Es más bien la falta de una apuesta real por una economía basada en algo más que castillos en el aire: basada en el conocimiento. En otros países tras el batacazo aún quedan las ideas, las patentes, la tecnología: una vez superado el bache pueden remontar por sí solos. En España se va el dinero flotante y no queda nada, tan sólo esperar a que "los otros" estén lo bastante recuperados como para volver a invertir y especular aquí. Mientras tanto... ¡Que inventen ellos!

Enlace:
la ciencia española no necesita tijeras

No hay comentarios: